Saltar al contenido

Otros tiempos, otro conocimiento

julio 26, 2013

En la historia de la transmisión del conocimiento entre los humanos, hay dos grandes hitos significativos: la invención de la escritura y la invención de la imprenta.

La escritura permitió que el conocimiento trascendiese de aquél que lo poseía y llegase a lugares y épocas (y, por tanto, a personas) a los que no hubiese sido posible alcanzar con la transmisión oral.

La imprenta, por su parte, permitió que la transmisión del conocimiento se multiplicase de una forma inimaginable cuando la escritura era manual. Millones de personas pudieron acceder a escritos que antes estaban al alcance de sólo unos pocos cientos de privilegiados.

No existen, lógicamente, registros de cómo afectó el cambio de la transmisión oral a la transmisión escrita del conocimiento. Pero sí sabemos la revolución democratizadora que significó la imprenta.

Durante algún tiempo, en una batalla perdida de antemano, las autoridades civiles y eclesiásticas intentaron limitar o incluso evitar la expansión de la imprenta. Esfuerzo inútil. La imprenta llegó a todas partes, incluidos los rincones más lejanos de los Imperios más reaccionarios (como el español) y, al menos en teoría, el conocimiento estuvo al alcance de todas las personas y, con él, la posibilidad de acceder a nuevas visiones del mundo y de la sociedad, y a técnicas y valores que hicieron tambalearse el mundo antiguo.

Nuestra época está siendo testigo de otro hito relevante en la transmisión del conocimiento: el almacenamiento electrónico de conceptos e ideas. Una persona corriente puede acceder ahora, de forma casi ilimitada, a más información de la que se ha generado a lo largo de toda la historia de la Humanidad.

No todo el conocimiento al que accedemos es igual de válido, desde luego, pero las posibilidades de información son prácticamente infinitas. Esto hace que, por ejemplo, la mayor parte de los universitarios estén en iguales o, habitualmente, mejores condiciones para juzgar y analizar lo que pasa que los supuestos expertos que nos gobiernan y dicen representarnos.

No hay más que acceder a la red para encontrar fácilmente a muchas personas que están más informadas, tienen más criterios y saben mejor de qué hablan que cualquier ministro de cualquier Gobierno (y no digo nada si nos referimos al Gobierno español).

No nos apercibimos claramente de qué representa esto pero, en resumen, implica la capacidad de discernir qué están haciendo mal y qué están haciendo bien (en el caso improbable de que esto ocurra), las personas que se supone que deben tomar decisiones por nosotros, que deben tomar decisiones que, sobre todo, nos afectan.

La jerarquía gubernamental se mantiene por una inercia que es difícil de romper. Pero, poco a poco, la gente se va a ir dando cuenta de que están tomando decisiones sobre su vida personas con menos información, menos conocimientos y menos capacidades que ellos mismos.

Mientras tanto, los que mandan intentan convencernos de que no pasa nada y de que las cosas deben seguir igual a través de medios rudimentarios y de tecnología obsoleta como la Prensa y la Televisión.

¿Hasta cuándo se puede mantener esta estructura de poder no representativo, esta cáscara huera que son los Gobiernos, esta farsa heredada de otros tiempos que nada tienen que ver con los nuestros?

La sociedad en la que vivimos ya no es más que un decorado putrefacto donde se representa una obra que ya no es nada, que ya no dice nada, que ya no es adecuada para nadie. Más temprano que tarde, se cerrará el telón apolillado de este teatro del absurdo.

Y entonces, me estremezco al pensarlo, empezará a representarse, en un nuevo teatro, una nueva obra, cuyo guión estamos empezando a escribir ahora, sin casi darnos cuenta.

From → Sociedad

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: