Skip to content

Europa

mayo 7, 2016

Nuestra sociedad, como ya no da para grandes ideas ni para heroísmos, se ha acomodado felizmente a la mitología pequeñoburguesa, que es lo que nos corresponde, por cutres.

La democracia parlamentaria, las libertades cívicas, la igualdad de oportunidades o la libertad de elección individual dotan de una fantasmal imaginería a nuestros ciudadanos. Junto a estos mitos primordiales hay, evidentemente, otras construcciones míticas secundarias, igualmente grises y acartonadas, y hoy quiero reflexionar sobre una de ellas: Europa como sinónimo de los derechos humanos, la tolerancia y el respeto a la diferencia.

Bastaría repasar los libros de Historia o las portadas recientes de los periódicos para que ese mito se tambalease, pero ahí sigue. Europa como faro de la Libertad iluminando el mundo.

El caso es que el propio concepto de Europa como unidad cultural es una falacia que no resiste ni siquiera el análisis tan superficial que voy a dedicarle a continuación.

Para los griegos clásicos, Europa era una parte de la Hélade, distinta de las islas del Egeo, del Asia helénica y del África helenizada. Desde luego, a ningún griego se le hubiese pasado por la cabeza considerar Europa las riberas del Rhin o las costas del mar Báltico.

Durante milenios, la cultura de la que hoy dicen ser herederos los europeos, fue una cultura centrada en el Mediterráneo. Los habitantes de Alejandría, Éfeso, Antioquía, Atenas, Cartago, Roma, Ampurias, Marsella compartían un estilo de vida, un modelo social, unos principios políticos, una economía y unos mitos que no tenían absolutamente nada que ver con los de los bárbaros germánicos, celtas o nórdicos que hoy representan la esencia de lo europeo.

Y es que Europa es una invención medieval, que surge como afirmación identitaria de la Iglesia germanizada y aislada para siempre de la cultura clásica mediterránea, frente a musulmanes, eslavos y bizantinos. En aquella época, era de uso habitual denominar La Cristiandad a la Europa bajo la férula de la Iglesia Católica y el Sacro Imperio Germánico, ambos declarándose herederos espurios de Roma.

Los grandes hitos de Europa desde entonces han sido, entre otros, las Cruzadas, los progromos antijudíos, la Inquisición, el mercantilismo, las guerras de religión, el expolio colonial, las guerras mundiales y el Holocausto.

Me diréis que Europa ha sido también la cuna de la Razón y las libertades, pero no hay más que leer a personajes como Voltaire, Rousseau o Locke para darse cuenta de lo que significan, en la mente de estos aristócratas hondamente religiosos, la razón y las libertades. La Revolución francesa no es ni más ni menos libertaria que las muchas otras revoluciones que han surgido en el mundo desde que existen los poderosos, y toda su relevancia se debe a que ocurrió en el seno de la cultura dominante y dio paso a la actual clase dominante.

Las tan cacareadas libertades se han limitado, en la práctica, a la libertad de los burgueses para intercambiar sus mercancías por todo el mundo, por las buenas o por las malas. La cultura emblemática de la libertad mantuvo la esclavitud hasta bien entrado el siglo XIX, cuando la sustituyó por el modelo de explotación capitalista, en la que el Amo se ahorra la gestión directa de la manutención y el alojamiento del esclavo.

La tolerancia de la que se precian los europeos la han sufrido repetidas veces judíos, ateos, gitanos, inmigrantes pobres, mujeres y enfermos mentales, por nombrar sólo unos cuantos.

Hoy en día, los mayores defensores de la idea de Europa son los nazis, los cristianos integristas y los capitalistas partidarios del libre mercado. Con esa compañía, entenderéis el nulo entusiasmo que siento por cualquier cosa que apeste a europea.

Así que no me cuenten historias de lo buenos que son los europeos, que ya están la Unión Europea, el Consejo de Europa, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea para mostrarme lo que puedo esperar de esta sociedad autocomplaciente que se precia, esencialmente, de despilfarrar el agua corriente lavándose las manos varias veces al día ante todo lo que ocurre.

From → Internacional

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: